El dinero como símbolo

¿Qué es el dinero? ¿Cuál es su naturaleza? ¿Por qué parece tan real y a la vez tan poco sustancial?

El dinero es un símbolo que sirve de intercambio, ese es su objetivo. Sin embargo, cuando se lo usa como medio de poder, se puede transformar en una adicción.

Desde la niñez nos transmiten frases, nos cuentan historias sobre el dinero que se internalizan. Con dichos modelos interactuamos con nosotros y los otros. Tanto es así, que el dinero resalta características de nuestra personalidad. Si somos avaros con el dinero, también lo seremos con los afectos. Por el contrario, si somos generosos con el dinero, lo seremos en otros órdenes de la vida.

La ambición desmedida, donde nada alcanza, tendrá relación con la ansiedad en la que subyace un miedo inconsciente. Quién es ansioso con la escasez de dinero, lo será también si se es adinerado. La voracidad por el poder que genera el dinero, se transforma en una adicción en donde nada es suficiente, siempre se quiere más, aunque no baste toda una vida para gastarlo.

La persona se siente poderosa y cree que es invulnerable. Esa es la mentira que produce la droga.

El dinero como símbolo posee el poder de acercar a las personas pero también para alejarlas.

Entender la relación que tenemos con el dinero, siendo honestos con nosotros mismos, nos permite iluminar nuestras contradicciones, para así cambiar las creencias que nos producen sufrimiento.

Como dijo Voltaire: “No estimes el dinero ni en mas ni en menos de lo que vale, porque es un buen siervo y un mal amo”.